Seleccionar página

Tímido acercamiento entre Washington y La Habana
Tímido acercamiento entre Washington y La Habana

 

El diplomático cubano Carlos Fernández de Cossio, encargado de las relaciones con Estados Unidos, al día siguiente de las primeras conversaciones de alto nivel en cuatro años entre ambos países, que se realizaron en Washington el 21 de abril de 2022.

Nunca los cubanos se habían esforzado tanto por salir de la isla. Sumido ya en una situación económica catastrófica y una grave escasez de alimentos, el país se derrumbó tras el reforzamiento del embargo y la imposición de nuevas sanciones decididas por el expresidente estadounidense Donald Trump (2016-2020), en plena pandemia. La guerra en Ucrania, que afectó gravemente al turismo ruso, se sumó a la debacle. En ese contexto de desastre, la muerte, el viernes 6 de mayo, de 42 personas en una explosión accidental que dejó en ruinas gran parte del hotel Saratoga, en el centro histórico de La Habana, fue vivida como un golpe de gracia por una población que vive la peor crisis económica de los últimos treinta años.

Lea también: Cuba: Nuevo saldo de 42 muertos por explosión en hotel de La Habana

Esta política de asfixia derivó en las manifestaciones masivas e inéditas del 11 de julio de 2021. Pero también resultó en un aumento vertiginoso de la inmigración, algunos por mar, pero la mayoría por Centroamérica, ya que en noviembre de 2021 Nicaragua eliminó el requisito de visa de entrada para ciudadanos cubanos.

Fuerte aumento de la inmigración ilegal

En los últimos seis meses, la policía fronteriza de EE. UU. arrestó a casi 80 000 cubanos, poco más del doble de todo el año administrativo 2021 (octubre de 2020 a septiembre de 2021). Las autoridades estadounidenses esperan la llegada de 150.000 cubanos en 2022. Cifras aún más dramáticas que las del éxodo del Mariel en 1980, cuando habían emigrado a Estados Unidos 125.000 cubanos, o durante la crisis de los balseros en 1994, donde 30.000 balseros se había hecho a la mar.

Por eso, cuando el martes 3 de mayo el consulado estadounidense en La Habana reabrió tras cuatro años de cierre –debido a los misteriosos trastornos neurológicos de los empleados de la embajada, apodados “síndrome de La Habana”– para retomar la emisión de visas, la esperanza era grande de poder obtener el preciado sésamo para la inmigración legal. Las esperanzas se desvanecieron rápidamente: solo los padres de ciudadanos estadounidenses podrán solicitar una visa, una pequeña fracción de los que buscan irse.

Lea también: Estados Unidos anuncia la reapertura de su consulado en Cuba

Desde 2017, los cubanos que buscan el exilio se han visto obligados a ir a la embajada de Estados Unidos en Georgetown, Guyana, y esperar allí durante meses la respuesta de la administración. Una estancia sobrevalorada, que fomentó aún más la inmigración ilegal. Así, a fines de abril, la administración de Joe Biden relanzó las negociaciones con La Habana sobre el tema migratorio, las primeras en cuatro años. Altos funcionarios estadounidenses y cubanos, incluido el diplomático cubano Carlos Fernández de Cossio, se reunieron el 21 de abril en Washington para discutir la aplicación de varios acuerdos firmados entre los dos países, incluido el compromiso de Washington, no cumplido desde 2017, de emitir 20.000 visas por año. Conversaciones que en principio deberían celebrarse cada seis meses, pero que, de nuevo, habían sido interrumpidas por Donald Trump.

Te queda el 51,46% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores por correo electrónico.

Comentarios de otros artículos

  1. Yo tengo un problema, mis hijos no se quieren venir conmigo pero son chiquitos y mi marido los compra con…

  2. Doctor usted me puede curar una hemorroide externa???? No puedo con el dolor, vivo en canal nacional.

  3. Ya lo sigo en Tiktok. Esta usted muy guapo Licenciado. Gracias por compartirnos su talento. 🥰

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar 👇

Pin It on Pinterest

Share This