Seleccionar página

Perla Servan-Schreiber: “Me encanta ser portadora de alegría”
Perla Servan-Schreiber: “Me encanta ser portadora de alegría”

“Una verdadera iniciación al gusto, la cocina es una escuela de vida; porque es ancestral y efímero, codicioso y espiritual; porque teje lazos sólidos y sinceros. Porque enseña la armonía de sabores, colores y materiales. Este puñado de palabras en forma de manifiesto concentra toda la filosofía culinaria de Perla Servan-Schreiber. Y quienes tienen la suerte de degustar sus platos saben que no son palabras vacías. Los fogones son para ella lo que la zafu pertenece al monje Zen: los instrumentos de una práctica que libera cuerpo y mente. Para lograr la maestría que asegura el placer se requieren dos condiciones: regularidad y concentración. Sin olvidar el ingrediente esencial: la alegría en el corazón. Porque, para este “aprendiz de toda la vida”, la cocina es al mismo tiempo respiración, pasión, acción y meditación.

Psicologías: Cuando te dicen que “cocines”, cierras los ojos y ves…

Perla Servan-Escriba: Un magnífico delantal blanco, una bonita superficie de trabajo bien cuidada, hierbas y verduras… También veo a mi madre cocinando. Tenía manos bonitas, gestos delicados. Hasta el final permaneció de pie en su cocina. Esta imagen nunca se desvanecerá.

¿Qué te hizo querer cocinar?

Perla Servan-Escriba: Cuando mi hermano me recibió en su casa de Casablanca, donde iba a estudiar derecho, para agradecerle su generosidad, me lancé a preparar una comida para seis o siete personas. No debo haberlo hecho tan mal porque la reacción de los invitados me dio ganas de repetir la experiencia. Muy pronto sentí la inmensa felicidad que hay en ser un barquero de alegría. Porque así concibo yo la cocina.

¿En qué plato en particular pones tu corazón?

Perla Servan-Escriba: El pan. Durante mucho tiempo lo hacía todos los días, luego Jean-Louis, mi marido, dejó de comerlo. Pero desde hace dos años, su deseo ha regresado, junto con una glotonería de brioche. Así que vuelvo a hacer pan y brioche con mucho gusto. El pan es también mi mejor recuerdo de la infancia, cuando salía de la escuela primaria a las 5 de la tarde, y el pan calentito, recién salido del horno, en el que deslizabas albóndigas o un dedo de chocolate, como se suele decir.

Para ti, cocinar es una meditación. ¿Cómo lo practicas?

Perla Servan-Escriba: Me pongo el delantal y me adentro en otro universo, el de la concentración y la presencia intensa. Los gestos están vinculados, el cuerpo piensa tanto como la cabeza: la vista, el gusto, el oído, el tacto, el olfato, todos los sentidos están convocados. La mente se enfoca en un gesto a la vez. Estoy en diálogo con lo que hago, preferiblemente en silencio y siempre en alegría. Luego llega el momento de compartir y, con él, la inmensa felicidad de complacer.

Comentarios de otros artículos

  1. Yo tengo un problema, mis hijos no se quieren venir conmigo pero son chiquitos y mi marido los compra con…

  2. Doctor usted me puede curar una hemorroide externa???? No puedo con el dolor, vivo en canal nacional.

  3. Ya lo sigo en Tiktok. Esta usted muy guapo Licenciado. Gracias por compartirnos su talento. 🥰

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar 👇

Pin It on Pinterest

Share This