Seleccionar página

¿Hay un momento ideal para acostar a su hijo?

 

La hora de acostarse de los niños pequeños es objeto de consenso en la comunidad científica: “estudios aconsejan a los niños acostarse antes de las 21.00 horas y, si es posible, antes de las 20.00 horas”, resume Héloïse Junier, psicóloga y autora del libro. El sueño del niño pequeño (Dunod).

Los beneficios de una noche que empieza temprano

“Los niños que se acuestan antes de las 9 p. m. tienen menos probabilidades de desarrollar sobrepeso u obesidad, y tienen una mejor regulación del estado de ánimo, las emociones y el comportamiento”, dice. Acostarse temprano también se asocia con mejores habilidades cognitivas (memoria, atención, comprensión), lo que aumenta las posibilidades de éxito académico. Por lo tanto, los efectos positivos son visibles durante la noche, ya que una buena noche de sueño ayuda a tener un buen día, pero también a largo plazo, con efectos de 3 a 5 años después.

La hora de acostarse no es lo único que cuenta para promover un buen sueño, en los niños, pero en realidad también en los adultos. La otra clave es la regularidad. “Cuanto más regular sea la hora de acostarse y despertarse, mejores serán las noches, más corta la somnolencia y más cualitativa la noche”, enumera Héloïse Junier.

Si actualmente su hijo se acuesta demasiado tarde, no adelante radicalmente la hora de acostarse durante la noche, a riesgo de ver a su hijo inquieto en la cama ya que no está cansado. Adelántala 15 minutos, y cuando este cuarto de hora esté bien integrado (3-4 días), adelántala de nuevo 15 minutos, y así sucesivamente hasta llegar a la hora ideal de acostarse, que depende de las necesidades del niño pero también de las limitaciones de la vida familiar, en particular de su horario de trabajo.

3 factores clave para que un niño duerma bien

Hay tres claves para ayudar a su hijo a conciliar el sueño. Reunirlos no siempre es fácil, pero es posible adaptar la rutina nocturna para hacerlos salir.

– Melatonina
Esta hormona, que se secreta en la oscuridad, ayuda a conciliar el sueño. “Una hora antes de acostarse, se reduce la luminosidad del entorno de vida del niño, aconseja la psicóloga. Evita la luz blanca, la luz azul [les écrans]luz directa”, que son todos obstáculos para la producción de melatonina.

-Cortisol
Cuanto más alto es el nivel de cortisol, menos fácilmente te quedas dormido. Limitar el nivel de cortisol es más complicado que promover la producción de melatonina, sin embargo, es fundamental lograrlo porque si el nivel es demasiado alto bloquea esta última. Para relajar a tu hijo, puedes probar a masajearlo, llevándolo piel con piel, leyéndole un cuento despacio, en voz baja, o incluso, después de un rato de lectura, cogiendo un tono algo monótono…

– Temperatura corporal
Cuanto más alto es, más difícil es conciliar el sueño. Aunque sea una buena intención, no cubras demasiado a tu hijo, especialmente a la altura de los pies. Se calientan durante la noche, y si el niño se despierta, será difícil volver a dormirse si tiene los pies demasiado calientes. Antes de acostarte, recuerda también ventilar tu habitación: esto baja la temperatura ambiente y el nivel de CO2.

Comentarios de otros artículos

  1. Yo tengo un problema, mis hijos no se quieren venir conmigo pero son chiquitos y mi marido los compra con…

  2. Doctor usted me puede curar una hemorroide externa???? No puedo con el dolor, vivo en canal nacional.

  3. Ya lo sigo en Tiktok. Esta usted muy guapo Licenciado. Gracias por compartirnos su talento. 🥰

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar 👇

Pin It on Pinterest

Share This