Seleccionar página

Estoy aprendiendo a hacer las paces con mi cuerpo.

 

Querido cuerpo, lo siento,

Lo siento. Perdón por el miedo que te paralizó tantas veces que ya no sabías si la vida estaba en ti. Perdón por el aire que no entraba a tus pulmones. Lamento el rechazo a toda comida durante tantos años. Lo siento por los golpes y las intrusiones. Lo que otros te han hecho no es un reflejo de quién eres. Lo que te hice no es un reflejo de quién eres. Quería decirte.

Perdóname por la sangre que derramé para tener una razón externa para lastimar. Discúlpame por nunca dejar que nadie sea suave contigo. Perdón por las caricias descartadas ante la hipersensibilidad de esta piel tan frágil: no sabía si iba a resistir el mero hecho de ser tocada. Perdón por esas noches de dolor que te retorcieron por dentro. Y por esas enfermedades no tratadas solo para castigarte por existir. Perdón por las sustancias nocivas que te hice ingerir. Pudrir, ennegrecer, ensuciar, destruir. No puedo liberarte.

Lo intento, trato de hacerlo lo mejor posible. Intento todos los días devolverte algo de la libertad que te robaron, para demostrarte que a los 27 tienes derecho no solo a existir, sino a vivir.

Tienes derecho a moverte, a ocupar más espacio en el sofá, a estar guapa, y eso, sin sentirte amenazada. Tienes derecho a estar allí. Sigo pegado a ti, cuerpecito de dolor. Así que quédate conmigo, por favor. Nos tomaremos el tiempo para comer una buena comida, para masajearte, para tocar esta piel sin que quieras llegar cada vez más alto.

¡Mira, ya estoy prestando más atención! Todavía hay un largo camino por recorrer. Debo escucharte más y hacer resonar esta voz que canta de alegría en tu interior. Un día, cuerpecito, llegaremos allí. Un día, muy lentamente, podrás redescubrir la energía creativa y el poder de un placer olvidado. Te prometo. Solo dejaré entrar lo positivo, la alegría, la benevolencia y la paz. Los recuerdos volverán al polvo. Ya no serán el sirviente de tus pesadillas. Serán el defensor de tus sueños. Serán la esperanza de un mañana en el que creer.

Alia

Comentarios de otros artículos

  1. Yo tengo un problema, mis hijos no se quieren venir conmigo pero son chiquitos y mi marido los compra con…

  2. Doctor usted me puede curar una hemorroide externa???? No puedo con el dolor, vivo en canal nacional.

  3. Ya lo sigo en Tiktok. Esta usted muy guapo Licenciado. Gracias por compartirnos su talento. 🥰

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar 👇

Pin It on Pinterest

Share This