En defensa de las palomas | aturdido
 En defensa de las palomas |  aturdido

 

驴Ratas aladas o h茅roes de guerra? Un viaje que le cambiar谩 la vida a Atelier Gardens en Berl铆n obliga a James Greig a confrontar sus propios prejuicios sobre el ave, tan a menudo difamada; aqu铆, nos anima a hacer lo mismo

A menudo se considera que las ciudades son menos hospitalarias para la naturaleza que el campo. Asociamos la metr贸polis con el hormig贸n, el acero, la contaminaci贸n lum铆nica, los gases de escape y el tipo de infierno urbano opresivo representado en pel铆culas como Conductor de taxi, Se7eny Nena: Cerdo en la ciudad. Sin embargo, cuando pensamos en el campo, imaginamos relajantes paisajes pastorales; peque帽os abejorros gordos zumbando perezosamente alrededor de los hibiscos, ni帽os victorianos alimentando con manzanas a caballos amistosos; prados, caminos y Boomtown Festival. Pero estas asociaciones se est谩n volviendo cada vez m谩s obsoletas. De hecho, son las ciudades las que se est谩n convirtiendo en un h谩bitat m谩s acogedor para insectos, plantas y animales, y hay medidas que podemos tomar para ayudar en este proceso. Para 2050, se espera que la mayor铆a de la poblaci贸n mundial viva en ciudades, lo que significa que el dise帽o urbano pronto desempe帽ar谩 un papel integral en la lucha contra el cambio clim谩tico. Esta es la historia detr谩s Jardines del taller: un campus de seis acres ubicado en las afueras de Berl铆n en el sitio del estudio de cine m谩s antiguo de Europa, donde imponentes estructuras de ladrillo se alzan junto a colmenas, palomares y flora silvestre. El sitio alberga una variedad de activistas, muchos de los cuales se centran en el medio ambiente y las formas en que podemos dejar que nuestras ciudades se vuelvan salvajes.

En la plaza central de Atelier Gardens se encuentra un viejo velero, que Ayham Majid Agha, un creador de teatro de Siria, se ha transformado en un hogar para palomas. Habiendo crecido en un 谩rea del desierto sirio donde la pr谩ctica era com煤n, ahora ha dedicado su vida a criar p谩jaros y explorar nuevas formas en las que podemos existir junto a ellos. Las palomas de hoy son criaturas no amadas y, a menudo, vilipendiadas, pero este no siempre ha sido el caso. Uno de los primeros animales en ser domesticado por humanos, se han utilizado como mensajeros desde el a帽o 5 aC; el uso de palomares durante WW1 y WW2 salv贸 cientos de miles de vidas, y a lo largo del siglo XX, las palomas individuales han recibido numerosas medallas por su valent铆a militar (grite 鈥淐omando” y “Querido amigo鈥.) Hemos sido los mejores amigos de las palomas durante milenios, pero ahora que la tecnolog铆a moderna ha dejado obsoletos sus usos tradicionales, hemos demostrado ser buenos amigos. La mayor铆a de nosotros los vemos hoy como “ratas con alas”, s铆mbolos de la miseria urbana y la enfermedad.

鈥淗ay muchas razones por las que encuentro atractivas a las palomas鈥, me dice Agha, mientras me muestra el gallinero. 鈥淪e trata de volver a la naturaleza y mirar al cielo. Hoy en d铆a nos olvidamos mucho del cielo, sobre todo por culpa de los m贸viles, la tecnolog铆a y Google Maps. Caminas mirando hacia abajo, tratando de encontrar tu camino lo m谩s r谩pido posible sin darte tiempo para pensar鈥. Agha ha comenzado a experimentar con el GPS y a pensar en c贸mo las palomas podr铆an volver a convertirse en un medio de comunicaci贸n entre diferentes pa铆ses. 鈥淓n lugar de Google Earth, quiero hacer pigeon earth鈥, dice. 鈥淓n lugar de Google Maps, estoy haciendo anillos de GPS y mapeando la ciudad a trav茅s de palomas. Y poco a poco, quiero hacerme m谩s y m谩s grande, hasta que pueda unir toda Europa a trav茅s de las palomas鈥.

Si las palomas salvajes se consideran molestas en las ciudades, el verdadero culpable es la mala planificaci贸n urbana. 鈥淓stamos talando 谩rboles sin ofrecer ning煤n espacio a los animales despu茅s鈥, dice Agha. Si creamos h谩bitats para las palomas, lugares donde puedan defecar y conseguir su propia comida, entonces no tendr铆an que hacer estas cosas en nuestras calles y plazas p煤blicas. El problema es nuestra incapacidad para acomodarlos. La pr贸xima vez que uno de ellos te cague encima o te robe tus fichas, recuerda este hecho y responde de buena gana.

鈥淓n lugar de Google Earth, quiero hacer pigeon earth. En lugar de mapas de Google, estoy haciendo anillos de GPS y mapeando la ciudad a trav茅s de palomas鈥 鈥 Ayham Majid Agha

Despu茅s de pasar el d铆a con Agha, nunca volver茅 a mirar a una paloma de la misma manera. Los encontr茅 absolutamente encantadores; engre铆dos y serenos, movi茅ndose tan bruscamente que parec铆an haber sido acelerados o disparados a trav茅s de cortes de salto al estilo de Godard. Los beb茅s eran reptilianos, como diminutos dinosaurios, pero igualmente adorables. M谩s tarde ese d铆a, publiqu茅 una foto de ellos en mi Instagram y alguien a quien consideraba un amigo cercano respondi贸 鈥溌wwww! 隆隆Son horribles!!鈥 En un momento, me averg眉enza decir que un comentario tan cruel podr铆a haberme hecho asentir con la cabeza. Pero ya no m谩s. No hace falta decir que elimin茅 a esa persona de mi vida para siempre.

Las palomas pueden estar pasando por un mal momento en el entorno urbano, pero este no es el caso para el resto del mundo animal. Para las abejas y otros insectos, las ciudades se est谩n convirtiendo en un h谩bitat m谩s acogedor que el campo, donde los pesticidas y los monocultivos (el cultivo de un solo cultivo en un 谩rea determinada) les dificultan la supervivencia. abejas de la ciudad (Urban Bees), una empresa fundada en 2012, se dedica a ense帽ar a la gente a criar abejas. Ha desarrollado una colmena especial, que se puede utilizar en lugares donde el espacio es limitado, como los balcones de los apartamentos de las grandes ciudades.

Los beneficios de tener abejas mel铆feras no pueden exagerarse. Desempe帽an una funci贸n vital en nuestras cadenas alimentarias y se dice que aportan cientos de miles de millones de d贸lares a la econom铆a cada a帽o. Desafortunadamente, las abejas est谩n desapareciendo a un ritmo aterrador, con enormes implicaciones para el ecosistema en general y nuestra capacidad para producir alimentos. Pero las ciudades pueden ofrecer un hogar acogedor. 鈥淓n lugares como Berl铆n, por ejemplo, tenemos muchos 谩rboles y 谩reas verdes, lo que significa que las abejas pueden sobrevivir aqu铆 bastante bien. Pero en muchas partes del campo, donde cultivan ma铆z, por ejemplo, no hay flores, ni n茅ctar, ni polen鈥, me dice Jonas Ge脽ner, gerente de proyectos en Stadbienen, mientras estamos parados junto a una colecci贸n de colmenas en la esquina de la sitio.

鈥淣uestra misi贸n es educar a la gente que si crea sitios como Atelier Gardens, donde tiene todas estas hermosas plantas a su alrededor, entonces no solo es bueno para los insectos, tambi茅n es bueno para usted鈥, dice. Al igual que con Ayham y sus palomas, para Ge脽ner la apicultura es una forma importante de conectarse con la naturaleza a un nivel m谩s profundo. 鈥淭e da una mentalidad diferente鈥, dijo. 鈥淎ntes de comenzar a hacer esto, nunca me molest贸 el clima, por ejemplo. Simplemente lo di por sentado. Ahora estoy mucho m谩s consciente al respecto: 驴hubo suficiente lluvia? 驴Hubo demasiada lluvia? 驴Qu茅 est谩 floreciendo en este momento? Ayuda a crear una conciencia de su entorno鈥.

Cleo Mieulet, que trabaja para un grupo ambientalista llamado Transformaci贸n Haus y Feld, dice que la escala de la crisis clim谩tica no tiene por qu茅 conducir a una resignaci贸n nihilista. Ella ofrece una serie de soluciones pr谩cticas sobre c贸mo podemos transformar nuestras ciudades en respuesta a la crisis clim谩tica. 鈥淒eshacerse del asfalto en las calles y reemplazarlo por jardines y tierra ser铆a una ayuda muy fuerte para las ciudades, porque las ciudades son m谩quinas de calor en verano鈥, dice. 鈥淣ecesitamos m谩s espacios verdes tanto para la biodiversidad como para la alimentaci贸n. Tenemos que [install vertical greenhouses], que se puede hacer de una manera muy barata.鈥 Si bien estas medidas ser铆an altamente factibles, se帽ala que a煤n encontrar铆an una intensa resistencia. 鈥淪iempre es la m谩quina de ganancias la que tiene prioridad sobre todas las dem谩s soluciones鈥, agrega Mieulet. 鈥淵 si inventa soluciones que no generan ganancias, ser谩 muy, muy dif铆cil implementarlas鈥.

鈥淣o podemos tener desobediencia civil si la gente no sabe realmente contra lo que estamos luchando por. Sabemos que estamos peleando contra, pero en mi opini贸n falta el aspecto narrativo鈥 鈥 Dani Mosimann

驴C贸mo pueden las personas vencer esta resistencia? 鈥淐reo que a煤n debemos presionar al gobierno, pero tambi茅n es importante que usted mismo tome medidas, se conecte con su comunidad y genere los cambios que pueda en su 谩rea local鈥, dice el artista y activista Dani Mosimann, quien agrega que los ambientalistas deben empezar a contar una historia m谩s estimulante. 鈥淣o podemos tener desobediencia civil si la gente no sabe realmente contra lo que estamos luchando por. Sabemos que estamos peleando contra, pero en mi opini贸n falta el aspecto narrativo… Los think tanks neoliberales tienen su historia, pero 驴cu谩l es la nuestra?鈥.

Las ciudades m谩s verdes ser铆an mejores lugares para vivir: los beneficios para la salud mental de la vegetaci贸n urbana, por ejemplo, est谩n bien probados. La crisis clim谩tica inevitablemente va a causar una gran cantidad de sufrimiento humano, y ser铆a grosero ser demasiado ut贸pico sobre las posibilidades que ofrece. Pero al mismo tiempo, es importante tener una visi贸n positiva del futuro por el cual luchar, en lugar de solo la obligaci贸n de mitigar una serie de desastres arraigados. Podr铆amos vivir en ciudades que combinen lo mejor de lo urbano y lo pastoril, derrumbando una dicotom铆a centenaria. Si tenemos que vivir en una sociedad post-apocal铆ptica, ser铆a mejor vivir en una exuberante y verde como estaci贸n once o “Nada mas que]flores” de los Talking Heads (“隆esto era un Pizza Hut, ahora est谩 todo cubierto de margaritas!”) Incluso en medio de la crisis clim谩tica, un futuro mejor y mejores ciudades a煤n son posibles. Pero hay poderosas fuerzas apiladas contra nosotros y vamos a tener que luchar.

Comentarios de otros art铆culos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.

Tambi茅n te puede interesar 馃憞

Pin It on Pinterest

Share This