Seleccionar página

5 ejercicios para desarrollar tu intuición

 

 

Hemos diseñado este curso especialmente para ti. Una sola instrucción en forma de doble mantra: ¡confía en ti mismo y ponte en marcha!

 

1 Toma conciencia de los mensajes de tu cuerpo

“Es gracias a tus cinco sentidos que tendrás acceso al sexto, porque la mayoría de los mensajes pasan por el cuerpo, un vehículo que a menudo subestimamos y que es una verdadera brújula para ayudarte a navegar por la vida”, escribe Sylviane. Jung en Entra en la magia de la intuición (El mensajero del libro). Pero para eso, debemos comprender el lenguaje de nuestro cuerpo para descifrar los mensajes que nos envía.

Póngase cómodo, respira dos o tres veces lenta y profundamente, cierra los ojos para no parasitarte.

Piensa en una persona con la que tengas dificultades, no te gusta, escucha a tu cuerpo: ¿cómo te sientes? Sea lo más concreto y específico posible.
Por ejemplo: tengo sensación de ahogo en la garganta, tengo dolor de cabeza o de estómago, tengo ganas de llorar, tengo el cuello y los hombros apretados, tengo náuseas, palpitaciones, nudo en la garganta… Ahora ya sabes el camino tu cuerpo usa para llamar tu atención sobre alguien que no te conviene.

Haz el mismo ejercicio con alguien que te guste. Luego con un lugar en el que te sientas bien, a gusto, seguro, y un lugar que, por el contrario, te resulte incómodo, te inquiete, te inquiete o te oprima. Presta atención a todas tus sensaciones corporales, puedes anotarlas en un cuaderno (tu cuaderno de intuiciones) para guardarlas en la memoria.

Presta atención a tus sensaciones corporales. cada vez que estarás en presencia de una nueva persona y/o que te encontrarás en un nuevo lugar. Adquiera el hábito de escribir sus intuiciones en base a sus sensaciones e impresiones, y fecharlas. No olvide anotar también los resultados, es decir, lo que sucedió.

2 Cuenta la historia de un objeto

Para este ejercicio, Sylviane Jung te invita a pedirle a uno de tus seres queridos que te traiga un objeto personal que tenga una historia particular de la que obviamente no sabes nada. Siéntense juntos en un lugar donde se sientan cómodos.

Toma el objeto en tus manos. (puedes cerrar los ojos o mantenerlos abiertos), presta atención a cómo te sientes. ¿Es positivo? Negativo ? Neutral ?

¿Qué imagen te viene espontáneamente? ¿De qué te está hablando?

¿Escuchas algo? Quédate en tus sensaciones físicas…

Sumérgete en esta imagen y hablar con ella. Haz preguntas, escucha las respuestas.

habla en voz alta (sin censurarte) frente a la persona que te proporcionó el objeto. Cuando el flujo de información parezca haberse secado, hagan un balance de su “lectura” del objeto comparándolo con su historia.

No olvides reportar de esta experiencia en tu cuaderno de intuición.

3 Abre una caja de intuición

Multiplicar los apoyos de ejercicio evita el establecimiento de automatismos mentales. La caja de intuición es una caja de herramientas formada por “documentos” que te permitirán responder a tus preguntas. Necesitarás una caja grande, revistas, periódicos, anuncios, unas tijeras y tu cuaderno de intuición.

Recortar un gran volumen de imágenes respetando el siguiente equilibrio: 45% fotos agradables, 45% fotos poco atractivas, 10% imágenes neutras. No elija imágenes que sean demasiado pequeñas y doble las imágenes grandes por la mitad.

Hágase una pregunta. Por ejemplo: ¿saldrá bien la entrevista de trabajo de mi cónyuge?

Mete tu mano en la caja (sin mirar), dibuja una imagen e interprétala: el ambiente es relajado, el clima es agradable, la gente sonríe; donde el ambiente es tenso pero no hostil, como si hubiera un arcoíris en el fondo a la izquierda; o el ambiente no es relajado ni acogedor, pero siento que todo irá bien de todos modos, etc. Confía en cómo te sientes.

Siempre escribe tus respuestas en tu cuaderno de intuición. Renueva periódicamente tu stock de imágenes.

4 Habla con tu guía interior

A veces es más fácil personalizar la parte intuitiva de tu ser que confiar espontáneamente en ti mismo. Este diálogo, propuesto por Arnaud Riou, autor de Despierta al chamán que llevas dentro (Leo), es practicar una vez al día (mañana o tarde), durante al menos una semana.

Relájese profundamente. Póngase cómodo. Exhale durante un tiempo prolongado, luego comience un ciclo de inspiraciones-exhalaciones tranquilas y profundas relajando los músculos. Una vez relajado, imagina mover tu conciencia hacia tu abdomen. Con cada inhalación, sumérgete más profundamente en ti mismo, hasta que te sientas perfectamente relajado.

Defina su solicitud. Pregúntese: “¿Sobre qué tema, qué tema necesito ser más consciente? Por ejemplo, ¿no soy demasiado exigente o demasiado confiado? Deja que la pregunta deambule en tu interior y acoge los mensajes sin juzgar: imágenes, palabras, sensaciones, emociones… Se trata de escuchar a tu guía interior. Si todavía está mudo después de dos o tres días, intente estas preguntas: “¿En qué dirección debo dirigirme ahora mismo? “, ” Qué debo hacer ahora ? Muestrame. »

Tenga en cuenta estos mensajes, incluso si parecen inverosímiles o lejos de su solicitud. Guárdalos para ti. Con el tiempo, una palabra, una cara o un sentimiento pueden adquirir un significado que al principio se te escapó porque estabas en una forma de pensamiento causal, no analógica.

5 Prueba una inteligencia 100% intuitiva mañana o día

Este ejercicio propuesto por Judee Gee, autor de Cómo desarrollar tu intuición (Trayectoria), consiste en vivir un día totalmente guiado por nuestra inteligencia intuitiva.

Escoge de preferencia un día de la semana en que se reduzcan tus obligaciones. No debes ponerte en una situación de conflicto interno ni hacer que quienes te rodean carguen con las consecuencias de tus decisiones. Una vez elegido este día, inícielo con el ejercicio número 4 (el guía interior), para volverse más receptivo a lo largo de las horas. Luego deja que el día transcurra sin apelar a tu lógica, tu mente o tus hábitos.

Actúa como si solo estuvieras escuchando las directivas de tu guía interior. Preste mucha atención a sus sentimientos emocionales (tanto positivos como negativos). No dudes en tomar notas: este ejercicio te permitirá afinar tu percepción y fortalecer tu confianza en ti mismo.

Trate de ofrecerse regularmente un día de “intuición”, para familiarizarse con este modo de operación.

PRUEBA: ¿Cuál es tu “emoción de madre”?
Alegría, miedo, ira, tristeza: únicamente uno de ellos sirve de matriz a nuestra personalidad. Y se asienta desde nuestro nacimiento. Descubre cuál de estos estados emocionales sustenta tu vida.

Comentarios de otros artículos

  1. Yo tengo un problema, mis hijos no se quieren venir conmigo pero son chiquitos y mi marido los compra con…

  2. Doctor usted me puede curar una hemorroide externa???? No puedo con el dolor, vivo en canal nacional.

  3. Ya lo sigo en Tiktok. Esta usted muy guapo Licenciado. Gracias por compartirnos su talento. 🥰

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar 👇

Pin It on Pinterest

Share This